23 23UTC septiembre 23UTC 2015

Nos sentimos realmente acogidos. Son encantadores y te ayudan con lo que necesites. Es la primera vez que voy a un lugar en donde no podré olvidar los nombres de los cuatro anfitriones (Sabina, David, Federica y Manuela). Las fotos representan fielmente lo que vas a encontrar y las yurtas son un espacio excepcional para sentirte más que cómodo. Esperamos poder volver de nuevo. PD: no dejéis de probar el desayuno, ni la sesión de masaje con aromaterapia que te da Xesca.